Accessories Bicycles Parts Specials Tools

Search sheldonbrown.com and sheldonbrown.org
Chirridos, Crujidos y Chasquidos…
...y cosas que “dan la lata” en tu bici.

find us on FB

Sheldon Brown photo
por Sheldon "Shhhhhh..." Brown
revisado por John "Shake, Rattle and Roll" Allen
traduccción de Pablo Zumárraga
Spoke Divider

¿Tu bici hace ruidos extraños cuando montas?

¡Este artículo intentará ayudarte a hacer que se calle!

Aparte del zumbido de las ruedas contra la carretera y el cliqueo del piñón libre cualquier bici debería ser silenciosa.

Si tu bici hace otros ruidos es síntoma de que hay algún problema. La mayoría de estos problemas se curan fácilmente al principio, simplemente apretando alguna tuerca o tornillo… pero… ¡si ignoras el ruido, puede llevar a daños graves en componentes de tu bici y podrías quedarte tirado o incluso herirte cuando el problema pase a mayores! La mayoría de ruidos en la bici tienen un patrón repetitivo. Identificar el patrón es el primer paso para localizar la fuente del problema. Si el ruido sucede:

Spoke Divider

Spoke Divider

Ruidos relacionados con las ruedas que suceden una vez por vuelta de rueda:

Al frenar:

Ver la sección de ruidos relacionados con los frenos de este artículo.

Al dejarse ir:

Si notas un ruido de roce al ir suelto, sin pedalear, no deberías usar la bici hasta haber determinado al menos la causa del problema; algunos de estos problemas sólo restan eficacia, pero ¡si la cubierta roza, se puede destruir sorprendentemente rápido¡

Levanta alternativamente cada extremo de la bici y gira cada rueda hacia delante escuchando para encontrar donde roza.

Roce del neumático

Si la llanta o el disco de freno rozan contra una zapata, indica que:

¡Nunca montes en una bici con un neumático que roza!

Roce de frenos

Si la llanta roza contra una zapata de freno, indica que:

Este problema aparece comúnmente tras retirar/reinstalar una rueda, si la rueda no queda bien alineada con el cuadro/horquilla. Algunas veces la gente monta la rueda torcida y luego trata de compensarlo desajustando el freno para que encaje con la llanta descentrada. ¡No hagas eso!

El peso de la bicicleta, o de la rueda, debería centrar la rueda en el cuadro, así pues, aprieta el cierre rápido o las tuercas del buje con las ruedas en el suelo, o con la bici del revés en un caballete.

La mejor forma de comprobar que la rueda delantera está instalada correctamente es poniendo un dedo de cada mano entre la cubierta y las tijeras de la horquilla. Si usas el mismo dedo de cada mano, (y no tienes las manos desiguales) puedes notar por el contacto si el neumático está más cerca de una tijera que de la otra. Si está descentrada, afloja el cierre rápido o las tuercas del eje, realinea la rueda y vuelve a asegurarla.

Una llanta desalineada puede ser resultado de una mala instalación o puede provenir de un eje torcido, una horquilla doblada o una rueda mal aparaguada. Una vez que estés seguro de que la rueda está centrada correctamente puedes ajustar el centrado de los frenos si fuera necesario.

Si la rueda está un poquito descentrada se podría hacer un arreglo temporal cambiando un poco la alineación, pero la solución real es centrar la rueda o sustituirla.

Roce de radios

Si hay un sonido de roce/cliqueo cuando vas montado, pero no consigues que suceda cuando levantas la bici y haces girar las ruedas en el aire, lo más probable es que tengas un problema relacionado con radios sueltos. En algunos casos, los radios de una rueda destensada rozan de forma audible uno contra otro por donde se cruzan. Esto sólo sucederá mientras la bici carga con el peso del ciclista. Es posible que también notes que la bici da ligeros tumbos hacia los lados cuando los radios sueltos alcanzan la parte baja de la rueda y pierden el control de la llanta. Intenta presionar pares de radios para ver si escuchas el mismo sonido que cuando montas. Los radios sueltos son propensos a romperse y a menudo es producto de una llanta dañda.

Mira también los artículos sobre centrado de ruedas y reparaciones de emergencia de ruedas en ruta.

Roce de marcha corta

Si el sonido de roce de rueda sólo ocurre estando la bici en la marcha más corta mientras te dejas ir, lo más probable es que esté causado por la cadena rozando contra el protector de radios. Esto indica normalmente que el protector de radios está roto o torcido.

Ruidos de ruedas sólo al pedalear

Los ruidos que suceden una vez por cada vuelta de rueda sólo mientras pedaleas suelen estar relacionados con el piñón libre o el conjunto buje/piñonera tipo Freehub. Los rodamientos del piñón libre pueden estar sueltos o el cassette puede estar suelto en el cuerpo del buje.

Mira a ver si puedes menear los piñones lateralmente. No debería haber juego o muy poco.

Si los rodamientos del piñón libre o del Freehub están sueltos a veces se pueden apretar, mira mi Artículo sobre Piñon Libre.

Si el cassette se ha soltado del cuerpo del buje Freehub puede que te falte un espaciador o puede que estés intentando utilizar un cassette con un piñón de 11 dientes en un cuerpo de buje Freehub que no está diseñado para acomodar un piñón de 11 dientes. Para ver esto con detalle, mira mi Artículo sobre Casettes Shimano.

Roce de cambio/Radios “en dirección contraria”

La mayoría de fabricantes de ruedas instalan los radios zagueros por el lado interior del ala del buje. En casos muy raros una rueda radiada en dirección contraria puede llevar a misteriosos roces de cambio/radios sólo en la marcha más corta y sólo al pedalear fuerte. Esto se debe a que los radios zagueros se tensan por la fuerza de la pedalada y tiran del punto de cruce con los otros radios hacia afuera.

Esto es muy raro y en general sólo ocurre con ruedas que, para empezar, no tienen la suficiente tensión y cambios/colgadores de cambio desalineados.

Ver: A Qué Lado del Ala.

Spoke Divider

Spoke Divider

Ruidos de pedal/eje de pedalier que ocurren una vez por cada pedalada:

Los crujidos, chirridos y chasquidos que suceden una o dos veces por pedalada pueden proceder de numerosas fuentes, así que hay bastantes cosas que comprobar:

¿Pedales Sueltos?

Comprueba esto lo primero, los pedales deben estar cómodamente atornillados a las bielas. El pedal izquierdo tiene rosca a izquierdas (invertida). Las roscas de los pedales deberían estar lubricadas con grasa.

¿Tornillos de Sujeción de las Bielas Sueltos?

Para las típicas bielas sin chavetas de 3 piezas es muy importante que los tornillos de sujeción (que fijan la biela al eje del pedalier) estén adecuadamente apretados. Una biela levemente desajustada puede chirriar muy fuerte. El hueco por el que se une al eje perderá rápidamente su forma. Una biela levemente desajustada puede chirriar muy fuerte. Para cuando se empiece a notar que la biela se mueve probablemente habrá que cambiarla.

Las roscas del tornillo (o tuerca) y la cara inferior de la cabeza del tornillo (o de la tuerca) que presiona contra la biela, deben estar lubricadas con grasa.

¿Tornillos de Plato Sueltos?

Los tornillos de plato son los 4 o 5 tornillos que sujetan los platos a la araña de la biela. Deberían estar firmes y en buen estado. Las roscas y la cabeza Allen de los tornillos deberían estar lubricadas con grasa o aceite, pero intenta evitar que se engrase el exterior de las tuercas. Las tuercas de los tornillos de plato sólo tienen dos ranuras pequeñas donde fijar una herramienta que las impida girar mientras se aprieta el tornillo, pero si dejas las caras de las tuercas libres de grasa suele haber fricción suficiente entre el tornillo y el plato interior/intermedio como para evitar que giren.

¿Cazoletas del Pedalier/Contratuercas Sueltas?

Debido al roscado de los ejes de pedalier normales, las cazoletas son auto-apretantes hasta cierto punto. Esto a veces lleva a una instalación descuidada, particularmente en el lado derecho (cazoleta fija). Si la cazoleta derecha está un poco suelta, no se desenroscará sola necesariamente, pero tampoco llegará a apretarse del todo. El síntoma de esto es un chirrido o crujido ocasional normalmente cuando la biela izquierda pasa por “el punto más alto” al pedalear fuerte.

Esta es una causa sorprendentemente habitual, y muchas veces pasada por alto, de ruidos indeseados. Generalmente deberías comprobar primero todo lo mencionado más arriba ya que son problemas más fáciles de resolver. No se puede comprobar adecuadamente la firmeza del eje de pedalier sin extraer las bielas pero a veces se puede diagnosticar así:

Gira las bielas de tal forma que la biela izquierda quede alineada con el tubo del sillín y empuja la biela con fuerza hacia el tubo.

Entonces gira las bielas de tal forma que la biela derecha quede alineada con el tubo y repite la operación. Escucha a ver si oyes un chirrido/chasquido.

¿Problema de pedales?

Busca aflojamientos o malos rodamientos en los pedales.

¿Plato Torcido?

Si el plato está torcido puede ocasionar roces con el desviador delantero, especialmente al pedalear fuerte.

Mira mi Artículo sobre Enderezamiento de Platos.

¿El Desviador Golpea con la Biela?

Si el ajuste de velocidad alta (tornillo H) de tu desviador delantero está demasiado suelto o el desviador no está instalado bien derecho en el tubo del asiento, la jaula puede rozar con la biela derecha según pasa ésta. También puede ser síntoma de una biela doblada, quizás como resultado de una caída. Una biela antigua puede no dejar espacio suficiente para un desviador moderno que tenga una jaula más ancha.

Mira mi Artículo sobre Ajuste del Desviador.

¿Sillín Chirriante?

A veces un ruido que parece proceder del pedalier en realidad viene del sillín, quizás donde los raíles se fijan a la tija o donde la parte superior del sillín se fija a los raíles. Este ruido desaparece si pedaleas poniéndote de pie sobre los pedales.

¿Manillar/potencia chirriantes?

Si tienes un ruido sincronizado con el pedaleo que sólo ocurre cuando pedaleas fuerte mira también ruidos relacionados con el manillar.

¿Falla el cuadro?

Un cuadro que empieza a desarrollar una grieta puede a veces chirriar. Puedes comprobarlo poniéndote de pie junto a la bicicleta, sujetando el manillar con una mano y el sillín con la otra y presionando la zona del eje del pedalier con el pie. La prueba para direcciones sueltas descrita más abajo puede revelar también que el cuadro o la horquilla empiezan a fallar.

spoke

Ruidos relacionados con la cadena, que suceden una vez por cada vuelta que da la cadena
(cada 3 o 4 pedaladas dependiendo del desarrollo):

Esto indica que algo le pasa a tu cadena. Puede que puedas repararla o puede que necesites una nueva

¿Eslabón rígido?

Si notas un saltito o enganche que se repite regularmente cada 3 o 4 pedaladas puede que tengas un eslabón rígido en la cadena. Se trata normalmente del eslabón que se usó para cerrar la cadena al instalarla. Cuando el tronchacadenas empuja el pasador, éste tiende a tirar de la placa superior del eslabón, de modo que las placas exteriores comprimen a las interiores.

La manera más fácil de solucionar esto consiste en doblar en forma de “Z” la zona problemática, dejando el eslabón afectado en la diagonal y entonces doblar la cadena  entonces doblar la cadena hacia los lados varias veces. Esto abrirá ligeramente las placas y liberará el eslabón.

¿Eslabón doblado?

Si tu cadena tiene un eslabón que se ha doblado por un atasco de la cadena, éste puede producir síntomas similares. Generalmente habrá que sustituir el eslabón doblado (o toda la cadena).

La mejor forma de localizar los eslabones rígidos/estropeados es cambiar las marchas a la relación pequeño/pequeño (el desarrollo que nunca deberías usar mientras montas). Esta relación deja a la cadena lo más floja posible y la flexiona más que ninguna otra al pasar por el piñón más pequeño y las roldanas del cambio. Contrapedalea despacio mientras miras la cadena según entra por el cambio y normalmente podrás ver el salto que produce el eslabón estropeado.

¿Mezcla de Cadena Nueva y Vieja?

Si se añaden eslabones nuevos a una cadena gastada, habrá un ligero chasquido cuando pasen por el piñón las transiciones entre los eslabones más cortos (nuevos) y más largos (viejos). Esto puede ocurrir incluso si sólo se instala un nuevo pasador o un eslabón de cierre rápido. Cuando necesites una cadena más larga, pon una nueva.

Spoke Divider

Spoke Divider

Ruidos Relacionados con los Frenos

¿Tienes un ruido cuando aplicas uno de los frenos?

Chillido o castañeteo de frenos.

Es habitual que los frenos de llanta y de disco chillen cuando las zapatas de freno son nuevas. Un freno barato o mal instalado puede también castañetear. Este problema también puede ser debido a la presencia en la llanta de grasa, aceite o depósitos de goma de las zapatas.

Un freno de contrapedal que chille o castañetee debe ser desmontado y relubricado.

Chirrido de zapata

Podría ser que la zapata se haya desgastado hasta el soporte metálico. Sustitúyela antes de que dañe la llanta, el tambor de freno o el disco. Con algunas zapatas para frenos de llanta es normal un ligero chirrido, pero también puede aparecer por arena adherida a las zapatas. Habitualmente, apretar y soltar el freno suavemente un par de veces suelta la arena y previene un excesivo desgaste de la llanta.

Agarrones de freno una vez por vuelta de rueda

Si tu bici tiene un ruido o vibración regular cuando frenas lo más probable es que se deba a una imperfección en las superficies de frenado de la llanta.

Si la llanta tiene una anchura irregular eso hará que el freno agarre un poco más (o un poco menos) cuando la irregularidad pase entre las zapatas al frenar.

En el caso de bicicletas nuevas (o ruedas nuevas) una irregularidad muy leve se debe a veces a imperfecciones de la banda de frenado a la altura de la sutura donde se conecta la llanta tras ser enrrollada en forma de aro. En casos menores este problema debería desaparecer tras un par de cientos de km/millas de ruta como parte normal del proceso de rodaje. Los casos más severos indican una llanta defectuosa y podría estar indicado usar la garantía para sustituirla.

Cuando este tipo de pulsación aparece en una bici existente que estaba bien, a menudo indica que una llanta se ha estropeado tras impactar contra un bache, piedra u otro obstáculo de la carretera. A veces este tipo de agarrones se pueden reparar usando de manera juiciosa un martillo, una llave inglesa o un par de alicates hechos para la ocasión. En la mayoría de los casos, desgraciadamente, la única solución es una llanta/rueda nueva, pero mira también el artículo sobre reparaciones de emergencia de ruedas en ruta.

Se supone que el neumático debe proteger la llanta de este tipo de daños. Los daños en la llanta son causados habitualmente por descuidar el correcto inflado de los neumáticos o por usar unas ruedas demasiado estrechas para las condiciones del terreno. A mayor experiencia, un ciclista estará más alerta a los accidentes del camino y podrá montar ruedas más estrechas con seguridad.

Nótese que este tipo de agarrones sólo afectan a una sección muy corta de llanta. Si tienes afectada una parte “ancha” más larga, puede ser indicio de que las paredes de la llanta están adelgazando tras muchos kilómetros de uso de los frenos. No te montes sobre unas llantas así, ¡a veces causan abruptos y peligrosos reventones!

Chasquidos al iniciar la frenada—Puente Suelto

Si el puente (frenos caliper) se ha soltado del cuadro o las levas (brazos) del freno se han soltado del tornillo central la aplicación inicial del freno hará que las levas oscilen hacia delante, produciendo un leve chasquido. Esto también puede producir desalineamiento vertical de las zapatas al desplazarse las levas hacia delante.

En el artículo sobre frenos de llanta se describen con más detalle los ruidos de los frenos y sus soluciones.

Chasquidos al iniciar la frenada—Dirección Suelta:

Si la dirección está suelta, normalmente se apoyará en el cuadro con la horquilla hacia delante. Cuando aplicas el freno delantero, la fuerza de frenado tirará de la horquilla hacia atrás produciendo un chasquido notable. Si la frenada es suave, la dirección traqueteará adelante y atrás. Probablemente puedas percibirlo a través del manillar.

Se debería ajustar la dirección para evitar que haga este tipo de juego. Lo más fácil es comprobarla con la bici parada: Aprieta a fondo el freno delantero y empuja la bici adelante y atrás fijándote en si la dirección oscila. A veces ayuda apoyar ligeramente los dedos de manera alternativa sobre las pistas superiores e inferiores de la dirección a ver si se nota cómo se mueve una contra la otra.

Para una comprobación más exhaustiva, ponte de pie junto a la bicicleta e inclínate sobre el sillín de forma que tu barriga transmita todo el peso y mece la bicicleta con fuerza hacia delante y hacia atrás con el peso e impulso de tu cuerpo mientras sujetas la palanca del freno delantero. Simplemente aprieta el freno – no empujes ni tires del manillar. Intenta girar levemente la rueda delantera a un lado y a otro, pero no mucho ya que podrías doblarla. Si escuchas el crujido, no vendrá del manillar ni de la potencia, así que probablemente vendrá del juego de dirección. ¡Si no estás seguro búscate a alguien más pesado para que haga la comprobación por ti!

Ver mi Artículo sobre Mantenimiento de Direcciones.

spoke

Crujidos y Chirridos Relacionados con el Manillar:

Es más fácil que los ruidos relacionados con el manillar aparezcan cuando se pedalea fuerte, ya que, normalmente, es entonces cuando se tira alternativamente de los lados del manillar para compensar la fuerza de la pedalada. No se deben ignorar este tipo de ruidos pues, en algunos casos, pueden estar relacionados con el desarrollo de grietas en el manillar o la potencia. Las grietas pueden resultar en roturas, con la consiguiente pérdida de control. Evita las potencias que llevan el tornillo de sujeción detrás del manillar -- mira ejemplos en la página Web de John Allen.

Hacer la prueba del freno delantero descrita más arriba, pero esta vez girando el manillar en diferentes direcciones, también puede revelar grietas.

Lo primero que hay que comprobar es que el tornillo de sujeción del manillar esté suficientemente apretado. Las roscas y la parte inferior de la cabeza del tornillo deberían estar lubricadas con grasa o aceite; de lo contrario, la fricción en las roscas puede impedir que consigamos suficiente fuerza de sujeción.

Algunos manillares llevan una manga de refuerzo en la sección central que actúa también como un calce incorporado para ajustar el manillar al diámetro de la mordaza de la potencia. Ocasionalmente, el cuerpo principal del manillar puede moverse dentro de esta manga. He tenido cierto éxito usando Loctite ® para solucionar esto: aplica un poco en la junta del manillar con la manga y a continuación utiliza un compresor de aire para empujarlo por el hueco. Déjalo secar por la noche antes de volver a montar en la bici.

También es buena idea quitar la potencia del tubo de dirección de vez en cuando y poner una capa generosa de grasa en el interior del tubo de dirección. También debe engrasarse el expansor/cuña y su tornillo. Evita apretar demasiado el tornillo del expansor/cuña pues puede deformar el tubo de dirección. Esto no es necesario en direcciones ahead.

Puede ser normal que una potencia de cuña chirríe un poco. Si deja de hacerlo puede ser que en realidad se haya amalgamado por corrosión con el tubo de dirección. Mira los comentarios de Jobst Brandt sobre potencias atascadas.

Spoke Divider

Spoke Divider

Chasquidos y Crujidos Aleatorios:

¿Una tuerca o tornillo suelto? Prueba a levantar cada rueda del suelo unos centímetros y déjala caer para revelar el origen del ruido.

¿Los cables de cambio crepitan al girar el manillar?

¿Los rodamientos de las roldanas del cambio están secos? (chillan incluso después de haber lubricado la cadena y probablemente están calientes al tacto después de montar. Desmontar y engrasar.)

¿Algo en los bolsillos?

Una vez estuve un buen rato buscando el origen de un misterioso chirrido que tenía un compañero de ruta, sólo para descubrir que no era su bici en absoluto, ¡era la rodillera que llevaba en una de sus piernas!

Rick Mason apuntó:

Tengo otro (extraño) sonido de “una vez cada pedalada” para vosotros - ¡Los cordones de las zapatillas! Una vez monté con unas zapatillas cuyos cordones tenían un refuerzo consistente en las puntas. Las puntas de los cordones golpeaban el tubo inferior a cada pedalada (sólo el lado izquierdo) haciendo un pequeño tintineo. Me volví loco tratando de localizarlo. Miraba todo el rato el lado de la cadena hasta que lo descubrí casi por accidente. Arreglarlo fue fácil – simplemente metí los extremos de los cordones en las zapatillas.
  
spoke

Lubricación de Cierres:

Pensar en usar lubricantes para evitar que tornillos y tuercas se suelten va contra la lógica, pero ¡funciona realmente!

Cuando aprietas un cierre roscado estás trabajando contra dos tipos de resistencia:

Sólo el primero ayuda a mantener las piezas unidas. Si las roscas y la cabeza están secas la fuerza de fricción será el factor que limite cuán apretado pueda llegar a estar el cierre para un esfuerzo de torsión dado.

Si lubricas las roscas y la superficie de contacto de la tuerca o de la cabeza del tornillo, más cantidad de la fuerza de torsión aplicada irá efectivamente a apretar el cierre.

Lubricar las roscas también reduce el riesgo de estropearlas.

Spoke Divider

Spoke Divider

Articles by Sheldon Brown and others
Harris
Home
Beginners Brakes Commuting
Lights
Cycle-
Computers
Do-It-
Yourself
Essays
Family
Cycling
Fixed Gear
Singlespeed
Frames Gears &
Drivetrain
Bicycle
Humor
Bicycle
Glossary
Bicycle
Links
Old
Bikes
Repair
Tips
Tandems Touring What's
New
Wheels Sheldon
Brown

Accessories Bicycles Parts Specials Tools

Copyright © 2005, 2008 Sheldon Brown

Harris Cyclery Home Page

Si quieres hacer un marcador o enlazar a esta página, la URL es:
http://www.sheldonbrown.com/spanish/ruidos.html

Last Updated: by Harriet Fell